Oso tope de puerta

Hace mucho tiempo necesitaba un tope para una puerta, pero no quería comprarlo, quería hacerlo yo. Entre una cosa y otra, a veces se nos pasa el tiempo y dejamos lo menos importante para otro momento.
Bueno, pues ya tenía una idea en la cabeza pero necesitaba comprar materiales que no tenía. 
Para pascuas compré unos huevitos de chocolate para hacer algunos detalles, esos huevitos venían en un envase de plástico con forma de oso, y como ya saben que soy una recicladora :) me daba pena tirarlo, lo dejé en la encimera mientras se me ocurría que hacer con él. 
Pues éste fin de semana se me ocurrió que podía reutilizarlo para hacer el tope de la puerta. 
Aquí dejo los materiales y pasos...

Materiales: envase de plástico con forma de oso, retales de fieltro o telas, cintas, hilos, botones o cuentas de colores, tape de colores y cinta adhesiva, piedras y unas tijeras (no siempre utilizo todo, pero por si acaso lo tengo todo en la mesa).
Todo esto lo tenía en casa, recuerda que se trata de reutilizar. Y con estos materiales no necesitamos ni pegamento, es muy fácil y rápido!! 


Corta trozos pequeños de los retales...


Intenté meter los trozos sueltos pero se me hacía un poco complicado, así que lo solucioné de esta manera, con trozos de cinta de carrocero. Esto no se verá, será la parte interna, como las costuras :) también puedes coserlos, pero se trata de hacerlo rápido y fácil.


Este oso tiene un agujero por debajo, por donde se sacan los huevitos, por ahí lo vamos a rellenar. Empezamos a meterlo con cuidado que no se nos despegue el super cosido con cinta :)
La idea es que como el oso es transparente se vean por fuera todas las texturas.


A medida que vayas metiendo trozos de fieltro, tela, hilos... debes ir metiendo piedras poco a poco, así las puedes ir encajando y asegurarte de que las piedras no se vean, que solo se ven las texturas de telas y demás materiales de colores.


Asegúrate de que las piedras estén bien encajadas para que no se muevan cuando tengas que darle la vuelta o cambiarlo de lugar en su uso diario. Si usas piedras pequeñas que puedan encajar en la cabeza y las patas es más fácil. 
El agujero es pequeño, no intentes meterlo todo de golpe, ten paciencia.
Finalmente cerramos. 


Y así queda terminado nuestro oso tope de puerta. Nadie diría que está relleno de piedras :)



Otras opciones:

- Puedes pintar el oso por dentro, con pintura acrílica o spray. Si es con pintura puedes echar un chorro, taparlo y moverlo hasta que la pintura lo cubra todo, sacas el restante, lo deja secar y lo rellenas con piedras.

- Puedes rellenarlo directamente con piedras pequeñitas de colores, de las que se usan para decorar los cactus, mezclar de diferentes colores o ir haciendo capas cada una de un color hasta rellenarlo completo. Así evitas los retales de colores o pintarlo. 

- Puedes rellenarlo con arroz pintado de colores antes de meterlo (pero si se trata de reciclar y no de gastar alimentos, no me parece muy acertado). 

- Puedes hacer un tope utilizando estas técnicas con cualquier envase, solo tendrías que ponerte un poco más creativ@ para decorarlo o pintarlo por fuera a tu gusto.

Espero que te haya gustado y reutilices esta idea ;)

Naulé Arvelo.

Entradas populares

Imagen

Organizador para cintas

Imagen

Navidad con reciclaje